A change is coming

 

Today, Gus and me have been married for one year. It has been an incredible year! We’ve had so many wonderful opportunities that I can only be thankful for this first year of marriage: There have been a lot of travels both in Mexico and internationally, new challenges professionally, we have been a very happy aunt and uncle, there have been arguments and lots and lots of love, and most importantly a lot of spending time and sharing our life with wonderful people being our family and friends here in Mexico.

Now, change is coming: A month from today we will be living in Germany and everything is about to change: Gus will leave Mexico and live in another country for the first time in his life, he will leave behind his family, his business, his comfort zone and his culture. He will trade his family for mine, his business for a lot of new opportunities and ideas, his comfort zone for new experiences and his culture for a european one. I will change work for university, the mexican easy-going attitude for the german straight way of thinking and one part of our family for another.

It has recently dawned on me that this is really happening, we have started the change by moving boxes, selling things and waiting for Gus’ visa and I have started to realize how hard this is going to be. I have started being all emotional, dreaming weird things about the flight to Germany and my mind is sometimes too full of thoughts concerning this big change to rest and go to sleep. I have done these kind of changes before and I know that it’s hard: Everytime after spending a time (Au-pair, exchange etc.) in another place abroad, I have felt what I am feeling now: Being sad for leaving and having to say goodbye to everyone at this place and being happy for coming back home and to my family. But this time it’s different. This time, I am really, really sad for leaving because I am leaving behind a part of my family. In Mexico, family is everything so of course it’s going to be hard to leave my mexican family that we have spent so much time with! It’s my family – even though they sometimes annoy me, I love each member very much!

Also, I don’t really know, what to expect back in Germany. I mean, of course I know what to expect in a way but I don’t know anything about the current Germany, how society is changing due to politics and immigrants and I have no idea how I am going to survive the winter! Don’t get me wrong, I am so looking forward to living with Gus in Germany! I am so happy to see my german family, to go back to university, to eat my mum’s cake and to drive on streets that have no holes in them! But I am also uncertain about how things are going to be, because they will be different then here in Mexico, for sure.

The good thing is, that I am not alone this time. Gus is going with me and we will be able to share so many things. He will finally understand what’s it like to be away from home, to not always be able to express yourself the way you wish and to not understand why things are done a certain way. In the meantime, I will try to explain german habits to him, help him learn this complicated language, prepare him a mexican meal now and then, have him welcomed in our german family.

I am sure, that our relationship will change as well because our roles will change: Here in Mexico, he is the one that knows what to do, the one that knows how to get things in order and sometimes how to resolve them in another way. He is the “head” of the family here, taking decisions and supporting everyone around him. In Germany, I will be the one who knows how things are done and he will be the outsider. He will have nothing else but himself to worry about for a change and can start a new life in a way, doing the work and the activities that he likes. We will go to a city which is new for both of us, without any friends or family and we’ll figure out life on the way. And if we miss the sun or our mexican family, we will comfort eachother and book the next flight to visit them 😉

IMG_9444

Identity in between cultures

The other day, Gus and me went to a Halloween party of a friend. Everyone was dressed up and we had a wonderful time. That night, we met a couple which is mexican- costarican and the husband which is costarican and me started talking. We are both living in Mexico for some years now and agreed on a lot of things concerning identity and life in Mexico as a foreigner. We talked about food, mexican attitudes and cultural details. The most interesting part for me was agreeing on a lot of things concerning our identity: As we both have been living in Mexico for a while, we miss it when we’re not in Mexico. I always miss the welcoming, warm-hearted people, the sun and the food. Little details that I sometimes find annoying when I am here are suddenly missed when I am somewhere else. Mexico has become my home in a way. I know my way around, I have adjusted to a lot of things and have wonderful memories in this country. Arriving in Mexico means not being somewhere unknown, but somewhere known and loved although it’s also a place where I don’t understand or don’t agree with a lot of things. I wish I could change some things because sometimes I feel really lost and think that this wouldn’t happen in Germany where I really know how things work. However, Germany is not the same place in my imagination and in reality. I only think about the good things that I would like to have here from Germany – a little more order and organisation, being able to trust in others more, chocolates and certain things being easier. When I am in Germany, I notice all the things that are so much better in Mexico and notice so many things I don’t agree on. So in conclusion: When I am in Mexico, I miss some things from Germany and the other way around.

Concerning my behaviour it’s the same thing: I have adopted certain attitudes or behaviours from Mexico but I am still ‘very german’. So my being and my whole identity is actually a mix of both cultures. In Mexico everyone always says to me that I am basically mexican already, but that’s not entirely true, because I feel way to german for being mexican. If you have never been in a situation like this, I guess it’s hard to understand, but if you have, you will understand easily:

Sometimes, I don’t know where I belong. I don’t feel that Mexico is my home entirely, because I am way to exotic here as a german. But I also don’t feel like Germany is my home anymore – the place of my childhood, yes, but it’s not really my home anymore. So yes, there are days when I feel a bit ‘homeless’ or lost. Of course this is the sad way to see it – the best way to see it would be to say that I am at home in both countries on two continents.

The thing is that whenever you leave your home for a while and live in another country, you return as a different person as the person you were when you left the place. Due to all the experiences I made in Mexico that other people in my home never made and most likely never will make, I see things differently than they do. While you have changed, the place has not changed and most people will not understand the feeling of missing a home away from home.

Another thing about identity is to not be ‘the german’ in Mexico and ‘the girl that lived in Mexico’ in Germany. Yes, ok – these things will always influence your life, how you are treated etc., but you can not let it stand in front of your personality. In Mexico it has happened to me a few times that people limit me to ‘the german girl’ instead of getting to know me and my personality. They only ask about things from Germany and not about me. Another problem is to use the ‘being german’ as an excuse for anything. For example it has happened to me and Gus that we didn’t understand eachother and there was a misunderstanding. Sometimes it’s because of the language, but sometimes it’s also because of bad communication and you have to recognize that and not say that it’s because of the language.

I am not good at talking too much with several people I don’t know. When it’s one or two people at the time I am fine, but being in a completely new group of people I need some time to ‘warm up’ and talk with everyone. Before that, I prefer to talk to the people I already know, especially when I didn’t speak Spanish very well. But this is not something that is ‘german’ – that would be an excuse. This is something of my personality and sometimes you have to seperate the personality and the nationality very carefully.

Another thing my mexican family sometimes doesn’t get is that it’s not always easy being away from my family for so long. Sometimes I just get sad from what seems like nothing but that’s because there is this part inside of me that just misses my family and I don’t allow this part to take over me very often. So there are just moments when these emotions win over me and I get sad without any obvious reason. There is nothing I want or can do against it because feeling the emotions is important.

This is what it feels like to live here in Mexico, maybe some of you can understand 🙂

 

 

Un corazón frío

Durante mi tiempo en México he escuchado todo tipo de ideas que la gente tiene sobre Alemania y sus habitantes. He hablado con personas que nunca han salido de México y que no se pueden imaginar que haya países donde no hay tortillas o donde la vida es tan diferente a la vida en México. He tenido conversaciones serias y muy interesantes con gente que ya había ido a Alemania o por lo menos a Europa sobre las diferencias culturales. Hemos hablado sobre comida, política, organización y educación, pero una cosa casi siempre surge de una forma u otra en una conversación así: Los alemanes son fríos.

Hoy quiero aclarar ese estereotipo de una vez por todas.

Entiendo porque a lo mejor hay esa idea sobre los alemanes en comparación con mexicanos o latinos en general. Empecemos con algo básico como el saludo: Si no conozco a alguien, en el contexto formal o si la persona no es muy cercana, el saludo adecuado en Alemania es darse la mano. Entre hombres ese saludo también aplica en relaciones más o menos cercanas. Para mujeres está bien dar un abrazo cuando la relación es algo cercana y para relaciones cercanas (padres con hijos, muy buenos amigos, hermanos etc.) es normal un saludo más cariñoso cómo abrazos y besos.

En México al contrario, aunque no conozcas a alguien, muchas veces la forma indicada para saludar es dar un beso en el cachete. Ok, también a veces se dan la mano, más en el contexto formal, pero el beso es el saludo universal. En un grupo se saluda a cada quién personalmente mientras en Alemania podemos aplicar “Hola a todos!” cuando entramos y listo.

En México en general se expresa mucho más el cariño y el calor – en el lenguaje (hace poco estaba en una tiendita y la señora le decía “mi amor” a todo mundo), en el lenguaje corporal (por ejemplo con abrazos cada rato o en el baile) y en muchas situaciones sociales como cumpleaños o un encuentro con amigos. Aquí es muy común decirle a todos que los amas y los quieres mientras nosotros quizás somos un poquito más ahorradores con las palabras de cariño y de amor.

Como pueden ver, los mexicanos sí son más cariñosos en ese tipo de cosa y los alemanes son un poco más distanciados. Pero eso no quiere decir que tengamos un corazón frío! Somos mucho más cuidadosos con muchas cosas que los mexicanos que son “del barrio”, no tenemos la idea de “O que chinga o que jode” pero nos apoyamos el uno al otro y así todos están mejor.

Además, sólo porque no nos decimos todo el tiempo que nos queremos no significa que no sea así. Al principio encontrar amigos o entrar en un círculo social en Alemania puede resultar difícil. Porque sí, a lo mejor no somos tan abiertos como los mexicanos, la vida no toma lugar en la calle (debido al clima…) y así es más complicado conocer a gente nueva. Pero una vez que encontraste un verdadero amigo o entraste a algún círculo, es algo seguro y puedes contar con ellos. Mientras tanto en México, la gente te pregunta las cosas más íntimas después de conocerse media hora, te invita a su casa de playa y todo parece perfecto, pero cuando les hablas para encontrarte con ellos o para tomar su invitación de la playa, se les complican las cosas y encuentran alguna excusa para salirse del compromiso.

Obviamente no todos los mexicanos son así, ni todos los alemanes. Sinceramente, a mi me encanta que los mexicanos sean así de cariñosos y lindos y que te hagan sentir bonito con su lenguaje que apapacha. Personalmente, creo que una mezcla de las dos ideas sería lo ideal, como en muchos casos sería la solución perfecta. Así que les diré a mis paisanos que les regalen una sonrisa y una cerveza cuando conozcan a un mexicano, para quitar ese estereotipo lo más pronto posible 😉

 

Willkommen in der Zivilisation

Nun habe ich schon seit mehreren Wochen keinen Eintrag mehr geschrieben. Einer der Gründe dafür war eine kleine Reise nach Kanada, über die ich heute ein bisschen erzählen möchte:

Seitdem Kanada die Visumspflicht für Mexikaner vor einem guten Jahr abgeschafft hat und danach Trump mit vielen Mexikofeindlichen Worten und Gesten dafür sorgte, dass viele Mexikaner die USA nicht mehr als Reisemöglichkeit sehen, wird Kanada als Reiseziel für Mexikaner zunehmend beliebter. Für die Einreise in die USA benötigen Mexikaner ein Visum (auch wenn sie nur als Tourist einreisen wollen) was man nur nach einem aufwendigen Verfahren bekommt. Um nach Kanada einzureisen musste ich für sowohl Gus als auch mich nur ein paar Daten im Internet angeben, pro Person ca. 10 Euro bezahlen und fertig – innerhalb von Minuten hatten wir per E-Mail die Bestätigung, dass unsere Einreise angenommen war.

Als wir dann einige Tage später in Vancouver gelandet waren, fiel uns sofort die Ordnung auf, die im ganzen Land herrscht und die wir aus Mexiko so keinesfalls gewöhnt sind. Beim Verlassen des Flughafengebäudes mussten wir einen Zebrastreifen überqueren, um auf der anderen Seite den öffentlichen Personennahverkehr zu nehmen. Wir sehen, dass zwei Autos angefahren kommen und bleiben aus Gewohnheit stehen, denn in Mexiko kann man lange darauf warten, als Fußgänger von einem Auto vorbeigelassen zu werden. Die beiden Autos bremsen und halten schließlich vor dem Zebrastreifen an – Gus und ich schauen uns verdutzt an, grinsen und überqueren dann uns bedankend und lachend die Straße. Gus meint, dass die Autofahrer auch denken müssen, wir seien verrückt, wenn wir uns so über einen Zebrastreifen und ein anhaltendes Auto freuen. Wir haben eben ganz vergessen, dass Kanada ein ‘zivilisiertes’ Land ist und freuen uns, mal wieder in einem geordneteren Land zu sein als das wunderschöne aber chaotische Mexiko. In den nächsten Tagen lernen wir dann schnell, dass Kanada sogar noch geordneter ist als zum Beispiel Deutschland: Wir warten an einer Bushaltestelle auf den Bus, wir sind die ersten wartenden Passagiere. Da wir sehen, dass der Bus erst in ca. 10 Minuten kommt und wir vom vielen Laufen durch die Stadt müde sind, setzen wir uns auf eine Bank, die neben der Bushaltestellte steht. Neben uns ist noch eine Bank und nach wenigen Minuten setzen sich ein paar Leute darauf. Als der Bus dann kommt, stellen wir erstaunt fest, dass sich eine ordentliche Schlange gebildet hat, die hinter der anderen Bank beginnt. Wir wurden also als sitzende Personen ohne es zu merken in die Schlange integriert und es wird gänzlich respektiert, wer zuerst da war. Gus sagte, Kanada sei das geordnetste und zivilisierteste Land in dem er je gewesen sei.

Es ist wirklich schön, mal ein paar Tage Ordnung zu erleben: Eines Morgens ist der Bus recht voll und wir erleben, wie der Busfahrer an jeder Haltestelle nur noch ein bis zwei Leute mitnimmt, damit der Bus nicht zu voll wird und gleichzeitig die Verteilung gerecht ist und er nicht an zahlreichen Bushaltestellen einfach vorbeirauscht (wie es in Mexiko der Fall ist wenn der Bus voll ist). Als wir uns für ein paar Tage ein Auto mieten sind wir entzückt von den guten Highways (ohne Schlaglöcher) und den Straßen generell (ohne Bremsschwellen). Man hält sich an Verkehrsregeln, Geschwindigkeitsbegrenzungen und wir können sogar ohne Sorge unsere Wertsachen im Auto lassen! In Mexiko ist das Diebstahlrisiko viel zu hoch, die Geschwindigkeitsbegrenzungen interessieren die wenigsten und Verkehrsregeln sind oftmals eher Empfehlungen.  Nach ein paar Stunden Autofahren sagt Gus zu mir: “Das ist richtig langweilig so zu fahren – 110 km/h ohne Schlaglöcher und ohne viel Verkehr.”

Kanada ist ein wunderschönes Land – landschaftlich beeindruckend mit unheimlich netten Menschen und einer bunten Bevölkerung. Besonders die Rocky Mountains haben uns beeindruckt, diese spitzen Felsen mit Gletschern die so unbezwingbar aussehen und einfach bildschöne Landschaften entworfen haben. Auch Vancouver – von Bergen und Meer umgeben ist als grüne Großstadt wirklich eine Reise wert.

Auch war es toll, mal wieder Jahreszeiten zu erleben: Während unserer 10 Tage in Kanada haben wir drei Jahreszeiten durchlebt. Am Anfang in Vancouver war es mit bis zu 25°C noch kanadischer Sommer, auf dem Weg in die Rockies haben wir einen goldenen Herbst erlebt mit wunderbar bunten Blättern und an unserem letzten Tag in Calgary hat es geschneit! Das war wirklich schön, aber genau so schön war es, dass wir nach einem Tag Schnee wieder in die mexikanische Sonne fahren konnten 🙂

IMG-20170930-WA0009

El español y yo

De vez en cuando me pasa que alguien me empieza a hablar en inglés (por mi apariencia física). No me gusta eso pero pues lo entiendo. Le contesto perfectamente en español y la persona sigue hablando en inglés – ahí es que a veces me molesto, porque piensan que soy estadounidense y no respetan mi elección de idioma. No estoy en México para hablar inglés, pero para hablar español.

Hoy quiero contarles del camino y los pasos que pasé y viví para llegar al punto de hablar bien el español. Todavía no es perfecto, creo que nunca lo será, pero pues ya fue un camino bastante largo hasta aquí.

Una de las preguntas favoritas de los mexicanos hacía mí es en cuanto tiempo aprendí hablar español. La respuesta de esa pregunta es bastante complicada, porque es muy difícil definir el tiempo en el que uno aprende un idioma. Que significa hablar un idioma realmente – poder comunicarse o comunicarse con errores? ¿Hablar o escribir el idioma? ¿Conocer dichos y entender el albur de México? ¿Poder comunicarse con lenguaje coloquial o también en un contexto formal? Cómo pueden ver, hay muchos pasos y niveles en aprender un idioma.

Cuando llegué a México hace 6 años, casí no hablaba nada de español. Había tenido muy poca experiencia con el español antes – algunas vacaciones en España y unas clases de español 2 años antes de mi llegada a México. De hecho por eso quería venir a México – a aprender español. Durante los primeros meses aprendí muy rápido vocabulario porque me di cuenta que era muy necesario, porque nadie habla inglés! En una ocasión no pude decir bien al chofer del camión a donde quería ir y al final me dejó en un lugar completamente diferente al que iba…

Durante esos meses aprendí lo básico para no perderme, para ir de compras etc., pero una conversación verdadera con otra persona me costaba mucho trabajo. También entender a un mexicano cuando hablaba rápido era casí imposible. Después de 6 meses, me mudé a vivir con Gus y su hermana y cuñado. Eso me ayudó bastante para mejorar el entendimiento del idioma porque con ellos ya siempre hablaba español. Las conversaciones se volvieron más fluidas y yo aprendí muchas expresiones coloquiales tanto como groserías. Hasta me enseñaron como hablar en f!

Luego regresé a Alemania para 4 meses y cuando volví a México después, mi español había sufrido un contragolpe por no hablar el idioma durante ese tiempo. Me costó trabajo otra vez recordar cosas que ya sabía antes. Los siguientes meses me ayudaron mucho en reforzar el conocimiento para ya no olvidarlo tan rápido. Durante todo ese tiempo casí nunca tuve que escribir algo en español, entonces todo mi conocimiento era oral. En forma escrita todavía hacía muchos errores. Luego empezé la universidad en Alemania y estudíe Español entre otras materias. Ahí es cuando me di cuenta que ya sabía muchas cosas por intuición lingüística, pero no sabía las reglas en muchas cuestiones gramaticales, por ejemplo. No se pueden imaginar tanto trabajo que me costó aprender la diferencia entre “he comido”, “comí” y “comía”. También el subjuntivo a veces no me dejó dormir en épocas de exámenes… Pero bueno, de eso me sirvió la universidad – aprendí la gramática, el lenguaje más formal y cómo escribir en español.

Durante ese tiempo vine a México varias veces de vacaciones y cada vez que fuimos a alguna fiesta o evento con varias personas, yo me separé mucho de lo que pasaba y me costó mucho participar y convivir con los demás. Es importante entender que es una cosa hablar en un idioma que no es el tuyo con una persona en algún momento del día – me podía concentrar en esa persona mientras hablaba, su cara y sus gestos y yo hablaba perfectamente bien con la persona. Es algo completamente diferente participar en una platica entre muchas personas que están cotorreando. Hay personas que hablan más fuerte, otros más bajito, la gente se interrumpe y siempre hay mucho ruido de fondo, por ejemplo la música a volumen alto. No perderme en ese tipo de ambiente me costo mucho trabajo durante mucho tiempo y hasta la fecha a veces es pesado. El cerebro recibe tanta información a la vez y no la puede procesar tan rápido como el cerebro de un hablante nativo. Cuando yo apenas pensaba en algo que decir, la plática ya había tomado otro rumbo.

Hoy en día, después de terminar la carrera y de estar otro año en México, puedo decir que estoy muy contenta con el español – Gus me está entrenando actualmente en detectar y entender los albures. Jamás estará perfecto mi español y siempre se escuchará mi acento extranjero, pero está bien. La verdad es que me encanta esa hermosa lengua y la quiero seguir aprendiendo. Me encanta el sonido del español, su lógica en crear palabras y la vista del mundo que está atrás del idioma (sobre eso hablaremos en otra ocasión ;)). Y cuando Gus pase por las diferentes etapas de aprender el alemán, yo le voy a entender perfectamente 🙂

 

Me daban frutita en la escuela

A Gus le encanta bromear y burlarse de mí de forma cariñosa. Una de las cosas que más le divierte es decirme “Te daban frutita en la escuela.” Hace unos años había una conversación entre él, nuestro cuñado y yo sobre cómo crecimos. Gus, para expresar que yo era una niña consentida, me dijo: “Seguramente te daban frutita en la escuela, verdad?” Yo, sin saber que eso se  refería a ser consentida, le dije: “Claro que sí!” porque de verdad mi mamá siempre me daba fruta para la escuela cuando era niña.

Ahí empecé a darme cuenta que tan diferentemente crecimos Gus y yo. Siempre me ha sorprendido que tan diferentes somos, pero entender que es algo que empezó desde nuestra niñez y juventud me sorprendió todavía más.

Ambos crecimos en un pueblo – Gus en el Estado de México, yo en la costa del mar báltico en el norte de Alemania. Desde el principio nacimos en situaciones muy diferentes: Gus tiene 3 hermanas mayores, cuando la hermana mayor nació, su mamá tuvo apenas 16 años. Yo tengo una hermana menor y mi mamá tenía 29 años cuando nací. Desde niño, Gus nunca estaba sólo, siempre jugaba con sus hermanas y veía como era ser parte de una gran familia. Yo también era parte de una gran familia con mis tíos y abuelos, pero también tenía que saber como ocuparme solita porque vivía sola con mi mami hasta que naciera mi hermana (cuando tuve 7 años). Cuando era niña, no eramos ricos, pero el dinero era suficiente para vivir una vida tranquila en el pueblo y generalmente, no me restringía en lo que quería hacer (por ejemplo algún deporte o excursión). Gus en cambio vió cómo a veces no había suficiente dinero y los papás no comían para que sus hijos podían comer.

Gus nació en 1987 y cuando era niño, todavía era aceptado que papás pegaran a sus hijos cómo forma de educar y enseñar disciplina. Una educación baseada en disciplina y castigos era típica, hasta con una relación distante entre padres e hijos. Eso era algo inimaginable en Alemania en mi niñez en los años 90! Ahí era educar con amor, demostrar ese amor y tener una relación basada en amistad y confianza entre papás e hijos. A Gus sus papas le dieron algo de dinero para comprar su lunch en la escuela o de vez en cuando le dieron un sandwich envuelto en servilleta así que el papel se pegaba con el pan y no se podía separar nunca más. Mientras tanto, mi mamá me mandaba a la escuela con un tupper lleno de fruta o verdura picada, pan integral, yogur y una rica bebida para que me podía concentrar bien en la escuela. Yo me fui en bici a la escuela y en la tarde salía a jugar en las calles con mis primos. Sin preocupaciones y con felicidad, siempre sabiendo que mi mamá me esperaba con la cena cuando regresaba. Hasta hoy, siempre ha sido normal para mi, sentir el apoyo de mis papás. Desde que estaba en la universidad, es decir a partir de los 22 años, he sido independiente de mis papás, pero es un sentimiento muy bonito saber que si hay algún problema, financiero u otro, puedo contar con mis papás y me ayudan con gusto. Al contrario, Gus se salió de su casa cuando tenía 18 años para ir a vivir en la Ciudad de México. No tenía ningún apoyo para estudiar y tuvo que aplicarse mucho para crear su futuro.

Sé que crecí en un lugar muy seguro y de forma muy cuidada y estoy muy agradecida por eso. Pero la verdad, hasta ahora no siento que he llegado muy lejos con mi vida. Aproveché las oportunidades que me ha dado la vida pero hasta ahora no siento que he hecho algo excepcional. Gus al contrario, ha creado un negocio exitoso que ya le dura 12 años y que le permitió estudiar y cuidar a su mamá. Para él, ese logro y en general oportunidades no son algo que recibió “automaticamente” pero algo por lo que se tiene que esforzar y luchar. Gus es agradecido para todo mientras para mí a veces es algo “normal” – la comida en la mesa o el bienestar de nuestros papás.

 

A multilingual marriage

One of the things that distinguishes the marriage of Gus and me from others is that we speak different languages. My mother tongue is German, Gus’ mother tongue is Spanish. During the first couple of months of our relationship, Gus and me communicated in English. This was the time when I had just started to learn Spanish and my Spanish was rather ‘bumpy’ at the time. Luckily, Gus speaks well English which definitely doesn’t apply to most Mexicans. After about 4 months of knowing eachother, we changed to Spanish at some point. At first, it was a bit weird. I don’t know if you have ever noticed this, but when you meet somebody new and start communicating with him or her in one language, it is weird to switch the language and you will most likely feel a bit uncomfortable at first. However, if you speak several languages with one person from the beginning of your relationship, it doesn’t feel weird at all to switch between two or more languages with this person. Anyways, this was just a brief moment of weirdness and it was definitely the right decision to switch to Spanish at that point. Communicating in Spanish for us means, that Gus speaks his mother tongue and I always have a slight disadvantage. Of course, this disadvantage was bigger before when I was just learning Spanish and got smaller over time, but it will still always be there. This is nothing bad, it’s just the way it is. On the other hand, I understand (almost) everything Gus says, he however, doesn’t have a clue what I am talking about when I talk in German. To be honest, I don’t know how it feels for him to not be able to understand me in certain situations.

Having a multilingual relationship has a lot of advantages because you have a huge motivation to learn a new language or to get better at a language you already speak in order to improve communication. If both spouses speak several languages, you can switch depending on the people you’re with and either switch to their language or switch to another one if you don’t want them to understand you 😉 It means, understanding your partner in different ‘versions’ and having a connection independent from language. You realize, that communication doesn’t depend on language, because every language has different forms of saying and describing something and these can be pretty different. Depending on the language you talk in, one partner has an advantage and can help the other one in communication. It’s also interesting to see, how body language, tone of voice etc. changes depending on the language you talk in at that moment. Gus’ voice is lower in Spanish than in English, my body language is more expressive in German than in Spanish.

Of course, for Gus the different languages in our relationship can also mean great fun, when he makes a joke that he knows I will have trouble understanding and sees me trying to figure it out (see spanish article ‘Deslices linguisticos’). Or when he makes me say something funny or naughty and I don’t have any idea what it means.

However, sometimes there are also small problems because of the lack of understanding due to different languages. Gus can get impatient when I don’t get him or we simply talk at cross-purposes and get angry. I guess, this happens in every relationship but it can be pretty demotivating or even depressing, when it’s because of the lack of knowledge of another language that you think you speak well. Sometimes I just don’t get why we aren’t on the same page when I think I make myself perfectly clear and don’t see why Gus doesn’t understand me.

Another disadvantage is that there are certain linguistic borders. In German, I would probably make use of a saying that fits the situation perfectly. Then I try to translate the meaning of the saying to him in Spanish and I just see his face with a big interrogation mark and I see that he doesn’t have a clue what I am talking about. So I just leave it at that and think, one day he’ll understand when he can speak German.

#marriedtoamexican